“El mundo no es sino el lienzo de nuestra imaginación”

 

Cuando Henry David Thoreau pronunció la frase que encabeza esta página, quizás pensaba en la capacidad que todos tenemos ..para transformar nuestra realidad.

 

A veces esperamos que algo suceda alrededor para que nos zarandee, nos sacuda los hombros, pidiéndonos un cambio... Es ese elemento mágico en el que creemos, sin darnos cuenta que nadie sino nosotros mismos guardamos dentro tal poder.

 

Había empezado a dibujar de pequeño. La literatura también me había acompañado desde la adolescencia. Sin embargo, consideraba que eran amigos de poco fiar, de aquellos que van y vienen de nuestra vida. Los dos se presentaban sin avisar y, tal y como habían llegado, un día se marchaban. No dejaban apenas rastro, más que unos textos inacabados o unas pinturas a medio esbozar.

 

Nos educan a ser personas convencionales y grises. Dicen que soñar es un capricho que sólo se permite a los niños. Pero cuando aprendes a desandar ese camino, el color vuelve infalible a invadir los días. Quizás una pintura o un texto te abra una puerta. Quizás cuando abandones el navegador, mirando a tu alrededor, descubras que algo haya cambiado y recibas esa novedad con una sonrisa. Entonces puede ser que escuches la voz de Thoreau y le des la razón, porque el mundo no es sino un lienzo de nuestra imaginación.
 

 

  

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© EL MUNDO NO ES SINO EL LIENZO DE NUESTRA IMAGINACION