Hay un comienzo para cada historia

Acrílico sobre papel, 96×66 cm, 2020

Cuando somos pequeños, todo el mundo que nos rodea y esos misteriosos asuntos que preocupan a los adultos nos parecen tan grandes como irresolubles. Y, cuando creces y comienzas a representar su mismo papel en la vida, aquella realidad que antes creíamos tan lejana cobra una nueva perspectiva.

 

Crecer no es fácil. Significa cambiar y dejar de ser quienes éramos. Implica entregarse a emociones poderosas y aventurarse por sendas que desconocemos, como peaje para desarrollarnos de pleno como personas. Implica un esfuerzo notable y, sin duda, también el riesgo de equivocarnos.

 

También crecemos como individuos a través de los retos que nos proponemos. Cualquier meta que merezca la pena, cualquier buen proyecto siempre nace frágil y lleno de interrogantes. Sin embargo, el mayor de ellos es que nunca sabremos lo lejos a donde nos podría llevar, si no apostamos de verdad por él.

Cuando presenciamos a un estudiante defendiendo su tesis o un actor brillando sobre las tablas, cuando disfrutamos de los grandes campeones del deporte compitiendo en su disciplina, quizás olvidamos que su carrera también ha empezado desde abajo, con vacilaciones y tropiezos. Sin embargo, todos ellos tenían algo en común: la suficiente ilusión y paciencia para esperar el fruto de ese esfuerzo.

 

Dejemos que la semilla eche raíces y crezca. Hay un comienzo para cada historia y sólo depende de nosotros dar el primer paso.

 

 

Enlace en alta resolución: www.flickr.com/photos/santasusagna/50408543916

Logo

© Derechos de autor. Todos los derechos reservados.