Las reglas del juego

"Las reglas del juego", 2018 - Mixta sobre papel, 75x56 cm

 

Hace muchos años, recuerdo que, hablando con un conocido de cómo me iban las cosas, éste me preguntó qué hacía en realidad para cambiar mi suerte. Respondí con un silencio embarazoso. Como me hizo ver, no hacía nada más que ladrar en mi pequeña guarida, lamiéndome las heridas, instalado en la comodidad de la queja y la autocompasión.

 

Hay quien dice que la vida es de alguna manera una partida de cartas trucada, una carrera de obstáculos a superar. Elige la biografía que quieras, incluso la tuya o la mía y, a buen seguro, descubrirás un hilo invisible que nos une en secreto a todos. Quien más y quien menos hemos tropezado con barreras en el camino. Y es ahora, ¿por qué esperar un momento mejor para empezar?, que, al mirar atrás, comienzo a asumir cosas que antes no estaban a mi alcance aceptar. Cojo un papel cualquiera y empiezo a anotar: un origen humilde, mi carácter tímido o el encaje difícil con lo que creía que se esperaba de mí. Esta es una lista que nadie puede escribir por nosotros y que, un día u otro, deberíamos redactar con franqueza para quitarnos un gran peso de encima.

 

El deporte es, como cualquier expresión social y cultural, un reflejo del carácter humano. Pero el deporte también nos sirve como vehículo para la metáfora del éxito y del fracaso. Despojado de los excesos de la retórica, es un símil sencillo y honesto del valor de la perseverancia para obtener cualquier logro. Es así que nos podemos poner en la piel del corredor que se encuentra sólo delante de la meta, hostigado por sus rivales, que son las circunstancias que nos rodean y nos definen en un momento dado. Nosotros hemos sido muchas veces aquel jugador y nuestra felicidad ese lance que se jugaba en un terreno complicado.

 

Mientras haya partido hay esperanza, esa es la verdad. Debemos aceptar las reglas del juego, aunque no nos gusten. La vida no es sencilla, la vida iba en serio, como anunciaba el poeta, pero hoy al fin sabemos que no existe una victoria más hermosa que lograr.

 

 

 

Enlace en alta resolución aquí

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© EL MUNDO NO ES SINO EL LIENZO DE NUESTRA IMAGINACION