Oda a la libertad

"Oda a la libertad", 2015 - Acrílico sobre papel, 42x42 cm

 

“¿Tienen que desnudarse las artistas para que hablen de ellas?” (El País, 24/01/2015).

 

El artículo venía a preguntarse por el papel de la mujer en la historia del arte, pero también hacía referencia a una campaña iniciada en 1989 por el colectivo feminista Guerrilla Girls. Las estadísticas a las que apuntaba aquella ya lejana protesta no dejaban margen de duda. Menos del 5% de las artistas presentes en el neoyorkino Metropolitan Museum eran mujeres, pero en cambio el 85% de los desnudos tenían protagonistas femeninas. Las oportunidades para las mujeres creadoras han empezado a surgir sólo en una época muy reciente.

 

Quizás no nos debería extrañar. El arte, como otros tantos aspectos que emanan de la sociedad, a lo largo del tiempo ha seguido sus dictados. La cultura ha servido como vehículo para relegar lo femenino a un papel secundario. Como diosa, virgen, madre, esposa o doncella, la mujer se ha convertido en objeto ideal del hecho artístico, pero pocas veces en sujeto del mismo.

 

Miro a mi alrededor y me preocupa la constatación que, según algunos educadores y sociólogos, las actitudes machistas han vuelto a arraigarse, en especial en las generaciones más jóvenes. Los bastiones de libertad, que la mujer había conquistado con tanto esfuerzo, muestran ahora síntomas de debilitamiento. Quizás estén la fuerza de la costumbre o el hecho religioso, incluso la crisis económica, sirviendo de excusa para dar pasos atrás.

 

En el cuadro, inspirado en el nombre de una famosa obra de Miró, una figura desnuda cobija en su mano un pequeño pájaro, frágil y hermoso pero con unas alas que le permitirían volar muy lejos. Esa es la libertad que todos deberíamos alcanzar. Pienso que la emancipación de la mujer, como el de las minorías, ha convertido a nuestra sociedad en un lugar más justo. Desde el principio de la igualdad, la incorporación al mundo del trabajo o el mismo derecho al voto, aunque son muchos los progresos que se han conseguido, no es momento de bajar los brazos. Todavía tenemos batallas que entablar, francos motivos para la protesta. 

 

Enlace en alta resolución: http://www.flickr.com/photos/santasusagna/16342917779

 

Artículo: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/22/babelia/1421932980_016345.html

 

 

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© EL MUNDO NO ES SINO EL LIENZO DE NUESTRA IMAGINACION