El gran desconocido

"El gran desconocido", 2015 - Técnica mixta sobre papel, 60x40 cm

 

"Cuando leas esto,

Yo que ahora soy visible, habré desaparecido.

Entonces, serás tú, sólido, visible, quien entenderá mis poemas,

Quien se volverá hacia mí,

Imaginándote cuán dichoso serías si yo pudiese estar contigo

Y convertirme en tu camarada.
Que sea, pues, como si estuviera a tu lado.
(No creas demasiado que no esté ahora junto a ti)"

 

Walt Whitman

 

 

Tras leer el párrafo del poema de Whitman que encabeza este texto, empecé a  recordar a quienes conocí que ya nos habían dejado: hombres y mujeres que habían partido, con un poco de fe y suerte, hacia un mejor lugar. Allí, ese es mi anhelo, donde alguna vez nos reencontraremos para siempre.

 

Las grandes religiones monoteístas creen en un cielo y en un infierno pero, a lo largo de la historia, han existido otras muchas interpretaciones, intentado acercarse a ese misterio sin suerte. La muerte sigue hoy ocultando su rostro. Lo que nos espera más allá es ese gran desconocido, que plantea preguntas a las que el ser humano todavía no ha hallado respuesta.

En la obra, el caminante se ha descalzado y ha arrojado la maleta, como metáfora de las cargas del viaje que llevamos en vida, y el reloj, una posesión inútil cuando ya no importa el paso del tiempo. Permanece gente en la lejanía a quienes el viajero mira en silencio. Quizás sean sus seres queridos que le despiden. Quizás sean aquellos que le precedieron, que le esperan para acogerlo al otro lado.

 

La muerte, como el nacimiento, es sin embargo un paso en soledad. Me gusta la idea que explica que esa luz que se dice se ve al morir sea la misma que ve un recién nacido en el canal del parto. Morir para nacer, el eterno retorno... Deseo tener una fe, que por mucho que me esfuerzo, no logro encontrar.

 

Enlace en alta resolución: http://www.flickr.com/photos/santasusagna/15987144567/

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© EL MUNDO NO ES SINO EL LIENZO DE NUESTRA IMAGINACION